El equipo del Ciclista

Quizás el cambio más notable en el mundo del ciclismo, radique en la diversidad de materiales empleados para construir los cuadros de las bicicletas y en la forma de la tubería que la componen. Algunos tradicionalistas siguen apegados al acero, que era el material predominante en mi época de aprendizaje, pasando a un material más ligero como el aluminio con el que empecé a competir y la llegada de la fibra de Carbono, material que hoy en día es el que utilizan la mayor parte de los cicloturistas y por supuesto los profesionales.

La fibra de carbono.
Material rígido y ligero pero que al mismo tiempo absorbe los impactos del firme, para que las horas de entrenamiento o carrera resulten más confortables. Hoy día es el material más usado por cualquier amante de la bicicleta, hay que tener en cuenta que este material se emplea también en aviones de combate, el escudo ignífugo del trasbordador espacial o las carrocerías de la Fórmula 1. Un cuadro de fibra de carbono puede estar en torno a los 1100 gramos a 1,500, gramos dependiendo de la geometría y la calidad de la fibra, mientras una horquilla de fibra de carbono pesa menos de 500 gramos, todo esto hace que una vez montada completamente las bicicletas puedan tener un peso que oscila entre los 7k a 8k dependiendo de los componentes.

Gracias a las cualidades de la fibra de carbono, que ofrece peso ligero sin sacrificar resistencia y rigidez, además de absorber las vibraciones, los fabricantes han optado por este material para la fabricación de bicicletas de alta gama. Una de las cualidades atractivas de la fibra de carbono es que es más rígida en el plano lateral ( de un lado a otro ) de lo que lo es en el vertical. El cuadro no se dobla cuando se somete a un pedaleo intenso, pero aun así retiene una cierta flexibilidad que permite absorver las irregularidades de los terrenos, ésta es una de las cualidades que no posee el aluminio.

PROS: La fibra de carbono es cuatro veces más fuerte que el acero de alta elasticidad cuando se somete a la misma presión y también es inoxidable.
CONTRAS: Los cuadros de fibra de carbono son mucho más caros. resultan difíciles de reparar, aunque las grandes marcas ofrecen garantía ilimitada para cada uno de sus cuadros.